Explota la crisis del supermercado: despidos y cierres de tiendas

Comparte en redes sociales

La alimentación se ha convertido en uno de los sectores más dinámicos en la actualidad. Los nuevos hábitos de consumo, la venta online o una mayor proximidad están cambiando a marchas forzadas las estructuras de algunas empresas. Situación que ha pillado desprevenidos a algunos. El reciente Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Supersol aflora las carencias de este negocio en particular y engorda, en general, la lista de cadenas con problemas: DIA, Carrefour, Eroski o Hipercor de El Corte Inglés. ¿Qué está pasando en los supermercados para que haya estallado una crisis sin precedentes?

En cuestión de dos años, algunas de las principales cadenas en España han vivido situaciones complicadas que responden a patrones en común: modelos demasiados clásicos y tradicionales, caída en desgracia de los hipermercados y dificultad para ofrecer un producto fresco o hacer frente al ecommerce de Amazon. Todo ello ha derivado en la caída de la facturación, números rojos y elevadas deudas. Y cuando se produce una crisis de este tipo las primeras medidas que se toman tienen no son muy populares entre las plantillas. Basta el último ejemplo para darse cuenta de ello.

Esta semana, Supersol anunció su intención de iniciar un procedimiento conjunto de despido que afectará 404 empleados. Además, pondrá sobre la mesa 3.111 modificaciones sustanciales, la reordenación de horarios, la eliminación de puestos redundantes, el cierre de tiendas o de secciones de pescadería deficitarias. Desde hace años CCOO denunciaba el incumplimiento del convenio colectivo con “congelaciones salariales desde el 2008 en algunas provincias y recortes entre el 6% y el 15% en otras”.

No obstante, ya se venía venir. La situación de Supersol no era muy boyante a pesar de reducir un 80% sus números rojos en 2017, al pasar de los 6,5 millones de euros a los 1,31 millones de euros de pérdidas, según datos del registro mercantil recogido por Insightview. Quiso solventar sus problemas y pecó de tirar los precios más que ninguna, hasta un 0,6% a la vez que sus competidoras lo subían: Carrefour Express (4%), Alcampo (3,2%) e Hipercor (3%), según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

DESPIDOS EN DIA

Ahora el ERE de Supersol se comenzará a negociar, como ya se ha hecho con el de DIA. Finalmente afectará a 1.604 empleados de un total de 26.709 en toda España, de los que 40 serán prejubilaciones. De esta forma, la distribuidora reduce un 22% los despidos frente a los 2.064 inicialmente planteados, es decir, 460 trabajadores menos. DIA anunció este ERE el mismo día en que hacía públicas sus cuentas de 2018 con unos números rojos que alcanzaron los 352 millones de euros.

Junto al ERE, también se producirá el cierre de tiendas. DIA cuenta con 3.474 establecimientos en España, entre propios y franquiciados. De estas, 258 tiendas están a la venta; además de las 1.200 tiendas de la enseña de higiene y cuidado personal Clarel y las 35 de su cadena cash & carry MAX Descuento.

DIA anunció 1.604 despidos y Supersol 404 en España; y Carrefour 2.400 despidos a nivel mundial

La situación de la tercera enseña en España por cuota de mercado con el 7,5% es algo más complicada. La opa lanzada por del fondo de Mikhail Fridman (Letterone), que ya posee el 29%, está en periodo de aceptación, aunque los minoritarios aseguran que fracasará. En el aire quedan las ampliaciones de capital propuestas y los sucesivos acuerdos con la banca.

Acuerdo que alcanzó hace unos meses Eroski. A principios de marzo la cooperativa vasca respiraba aliviada con el pacto para la refinanciación de la deuda que alcanza los 1.540 millones de euros (el 75% de su deuda total) hasta el 31 de julio de 2024. El acuerdo no obliga a Eroski a desprenderse de alguna de sus filiales, como se rumoreó con Caprabo, pero si incluye la reorganización societaria de las filiales mercantiles del grupo por áreas de negocio a fin de optimizar sus recursos.

EL OCASO DEL HIPERMERCADO

Y de Eroski a Carrefour. El 23 de enero de 2018, la gala presentó el plan de transformación ‘Carrefour 2022’ con el que pretende ahorrar 2.000 millones de euros anuales y simplificar su estructura. La estrategia contempla el despido de 2.400 despidos en todo el mundo para poner todos sus esfuerzos en el canal online. También invertirá cerca de 2.800 millones de euros, abrirá 2.000 tiendas céntricas y acelerará su formato cash & carry.

El Corte Inglés aprobó en 2017 en la Junta de Accionistas la fusión por absorción de Hipercor con el objetivo de mejorar y complementar la oferta

Aunque en España no se producirán despidos, sus centros si pasarán por una serie de ajustes. El caso de la empresa francesa es el ejemplo de una renovación necesaria, pero drástica. Durante años, fue la precursora de los hipermercados. Pero este modelo está estancado. Es el único formato que apenas creció en España en 2018, donde se abrieron 14 y se cerraron 13 sumando un total de 457, según la ‘Radiografía del gran consumo en España 2018’, presentada por Nielsen. Cifras muy alejadas de los 4.055 supermercados de tamaño grande (entre 1.000 y 2.499 metros cuadrados) o los 10.082 de tamaño reducido (entre 100 y 399 metros cuadrados) que hay en territorio nacional.

Caso parecido es el de Hipercor. En 2008, facturó más de 3.000 millones de euros y su beneficio superó los 100 millones. En 2016, registró una caída de sus ventas del 5,7%, hasta los 1.322 millones de euros. Año en el que contaba con 43 establecimientos. La crisis del consumo y los nuevos hábitos de los españoles, que buscan comprar en tiendas de proximidad por delante de los hipermercados, lastraron su facturación.

UN PLAN DE TRANSFORMACIÓN PARA SALVARSE

Sumidos en esta crisis, todos han tenido que tirar de un plan de transformación. Algunos como Eroski casi lo han finiquitado. La cooperativa inició un proceso de desinversiones hace años. Casualidad o no, en 2014 traspasó los 140 supermercados en toda España a DIA y dos años después, vendió un paquete de hasta 35 hipermercados a Carrefour por un importe máximo de 205 millones de euros. Ambas compradoras sufren ahora por su volumen de tiendas.

En 2017, Eroski inició el proceso de venta de las 103 tiendas de perfumerías If, y negoció un ERE que afectaba a casi 200 empleados. Con esto daba por cerrado su proceso de desinversiones de activos. Aunque eso no le exime de cumplir con sus obligaciones de reducción de deuda.

Por su parte, El Corte Inglés aprobó en 2017 en la Junta de Accionistas la fusión por absorción de Hipercor con el objetivo de mejorar y complementar la oferta comercial de cara al cliente. De hecho, su estrategia se enfoca más en sus formatos de conveniencia: Supercor y Supercor Express, que suman más de 220 supermercados.

DIA también tiene un plan de transformación para mejorar su imagen a través de sus formatos más recientes como DIA&Go o de la reformulación del negocio de las franquicias. Y Supersol puso en marcha un plan para solventar sus problemas basado en ofrecer precios atractivos para aumentar el número de clientes, reformar sus establecimientos o mejorar los procesos de aprovisionamiento a las tiendas.

Desde luego, del éxito de estos planes de transformación dependerá la supervivencia de estas cadenas de supermercados. Pero los expertos alertan: ninguna cadena de supermercados está libre de caer en esta u otra futura crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *